Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
17 septiembre 2010 5 17 /09 /septiembre /2010 19:58

      La transformación de Balduino a lo largo de las tres versiones de EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO es nada comparada con la de su escudero, que en la primera de ellas era un personaje aburridísimo, cuya presencia servía como contrapunto al señor a quien tenía el dudoso honor de servir. Balduino era feo e, inicialmente, antipático. Quedaba bien que tuviera cerca a alguien que fuera todo lo contrario y que diera la impresión de ser su víctima. Una linda cara no pasa ignorada. De quien la porta se puede pensar, según la mentalidad o gusto de cada uno, que es un buen chico, un imbécil, una persona afortunada o cualquier otra cosa, pero algo siempre se piensa, que generalmente es un estereotipo. El del buen chico puede ser el estereotipo que se forjan las personas superficiales, que por lo externo juzgan también lo interno; el del imbécil tal vez sea producto de la envidia, aunque efectivamente en ciertos ambientes los carilindos imbéciles parecen ser plaga. De todos modos Anders, a más de carilindo, es simpático. El juicio inmediato no se hace esperar: Anders es el pobre muchacho maltratado por ese pecoso horrible que usa su autoridad para vengarse, por envidia, de alguien que le hace sombra por su apostura. Sin embargo, Balduino es más democrático, y si al principio se muestra antipático con Anders, hace extensiva tal actitud hacia casi todo el mundo. Eso se nota ya desde el vamos, a partir de que aparece por primera vez y exhibe insolencia incluso ante el gran Maestre Thorstein Eyjolvson. Por consiguiente, que Anders sea carilindo o no lo sea, ni le va ni le viene, aunque es consciente de las ventajas de la apostura física de su escudero.

      De cualquier forma, en la primera versión de EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO, Anders era un buen muchacho de linda cara y nada más, y se mostraba noble en exceso hacia Balduino los primeros días que ambos pasaban en Vindsborg. Esto no era lo proyectado originalmente, ni me gustó cómo quedaba. Me pareció más lógico que allí, lejos del resto del mundo, Anders buscara desquitarse de alguna manera de los cuatro años de ofensas sufridos bajo el servicio a Balduino; que su rencor dormido despertara y acabara avasallándolo. Esto sucede en el preciso momento en que Balduino no sólo ha depuesto las armas, sino que empieza a sentir un silencioso afecto hacia ese escudero que lo reconfortó en un momento en que tanto física como espiritualmente se sentía mísero y vencido. A partir de allí, la situación se invierte: Anders será quien por un cierto tiempo maltrate de palabra al mismo señor a quien debe servicio. Es una actitud comprensible, pero no aplaudible, y que además a él mismo lo perjudica. Porque Anders, mil veces más sociable que Balduino, padece más la soledad en aquel páramo que es Freyrstrande. Necesita compañía y, aunque su razón le diga que la de Balduino es la más adecuada, su corazón se subleva. No quiere saber nada con ese pelirrojo antipático que en otro tiempo lo trató como si fuera basura. Creéme, quisiera no sentir tanto rencor, le confiesa en algún momento. Quisiera, pero no lo logra. El rencor lo corroe, y lo vuelve a él mismo tan odioso como alguna vez lo fue Balduino. Este tolera la situación, hasta que el vaso se desborda y ambos llegan a las manos hasta que Thorvald pone orden. En ese momento se pone en evidencia algo que ya se notaba un poco: Anders es perezoso, y la antipatía de Balduino le venía muy bien para justificar esa pereza. Esto es algo que hacemos muy frecuentemente los seres humanos: achacar a otros nuestras propias culpas. Pero en el momento en que descubre qué hay más allá de la fachada desagradable del temperamento de Balduino, su resentimiento desaparece. A partir de allí, el afecto entre ambos crecerá; y para Balduino, Anders será, incluso, más hermano que el propio Edgardo, aunque en algún momento la fuerza de la sangre haga sus reclamos al respecto.  

       La verdad es que Anders es en gran medida un tonto encantador. Nadie ama la vida como él. Le gustan las chicas lindas, un lugar cómodo junto al hogar en las inclemencias invernales, las bromas. Cuando ríe, el mundo entero parece reír con él. Es adorable. Pero también es un gran tonto y un irresponsable a quien Balduino a menudo tiene que sacar de apuros. Sin reflexionar en las posibles consecuencias, se mete en el lecho de Lyngheid; y cuando ésta queda encinta, primero tiene que vérselas con un cuasi futuro suegro enfurecido y un competidor vengativo. Pero a eso le cuesta menos enfrentarse que al panorama de esposo y padre que Balduino le obliga a afrontar, combinando para rigor y solidaridad en partes más o menos iguales y explicándole su situación casi como a un niño muy pequeño y cuyo entendimiento fuera limitado. En este sentido es todo un dolor de cabeza, pero por otra parte, Balduino recién empieza a descubrir realmente qué es la vida, y encuentra en Anders a un guía de experiencia a veces dudosa.

       Por otro lado, debe reconocerse que no es que a Anders le falten neuronas. A veces demuestra que sí las tiene; en su duelo contra Thorkill Rolfson, por ejemplo, donde aunque tuvo en cuenta las instrucciones de Balduino, en cierto momento supo improvisar. Pero ahí estaba en juego su pellejo, después de todo. Lo que ocurre con él es que hasta para pensar es perezoso. Es de ésos que, si se les propone un ejercicio mental, se dan por vencidos enseguida, con tal de pasar a algo que les resulte más gratificante y entretenido. Y si tiene una cara linda que le abre muchas puertas; si cuando no puede contar con esa linda cara, puede suplirla con su innegable simpatía, ¿para qué hacer ese tremendo esfuerzo que implica usar la sesera?... Qué se le va a hacer... Es un buen muchacho. Un joven espléndido, divertido y leal. No es poco... Por suerte, porque no se le pueden pedir peras al olmo... 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces