Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
4 octubre 2010 1 04 /10 /octubre /2010 23:00

      En su libro Los druidas, T.D. Kendrick opina de éstos que, si no se les hubiera otorgado la específica denominación de druidas y se los conociera simplemente como sacerdotes de los celtas, no habrían sido tan famosos. Esa fue la razón por la que en la ficción de El señor Cabellos de Fuego los piratas del Mar de Nerdel, híbridos de las razas Bersik y andrusiana (y por consiguiente, feos como el diablo) recibieron también un nombre específico, el de Kveisunger o piratas Kveisung: era una forma de intentar hacerlos interesantes o especiales con sólo nombrarlos. Pero que se incluyeran piratas en el argumento fue, si puede decirse, producto del azar. Todavía no había decidido cuántos ni quienes serían los hombres a cargo de Balduino en Vindsborg, cuando empecé a describir los inicios de la guerra contra los Wurms, y para que la entrada en escena de éstos fuera más espectacular e impactante, se me ocurrió aumentar su dramatismo precediéndola de perturbaciones alarmantes y en principio inexplicables cuya relación con los dragones invasores se descubría más tarde. Sólo entonces se me ocurrió incluir piratas en la trama, y sólo entonces se me ocurrió explotar al máximo las apasionantes y enigmáticas leyendas a las que suele hallarse asociado el océano. Y fue sólo entonces, también, que dirigí mi atención hacia los hombres de Vindsborg, decidiendo que algunos de ellos podían haber sido piratas. Inicialmente el número de ellos era de siete, pero poco después se me ocurrió que otros tres podían haber quedado en las mazmorras de Kvissensborg como rehenes para asegurarse de que no hubiera evasiones. Venía muy bien, por otra parte, que la dotación de Vindsborg estuviera integrada por tipos de verdad peligrosos, porque eso explicaba satisfactoriamente la atmósfera opresiva que había imaginado en torno a Balduino y Anders en los primeros días de éstos en Freyrstrande. Sin embargo, la primera versión no salió como yo quería: Ulvgang y los otros no lucían siniestros, como quería que inicialmente se vieran sino, por el contrario, denasiado simpáticos y chistosos de entrada. En las versiones posteriores, imaginando el posible pasado de estos personajes, surgieron Broddervarsholm como glorioso bastión pirata, Nibilshaven como su más infame contrapartida, la Schulternsgrabe o Fosa de los Culpables, donde los sentenciados a muerte eran ejecutados arrojándolos a las fauces del monstruo marino Skazar y detalles por el estilo. En cuanto a la batalla naval entre el Leviathan y el fantasmal navío Holmenesheld, que Ulvgang describe a Balduino estando ambos en Eldersholme, fue para mí un desquite personall. Allá por 2003 fui al cine a ver La maldición del Perla Negra, que me pareció un fiasco y un asco. La historia de Thorben, su extraña y tétrica relación con la misteriosa Schwummelinbrud y su muerte en combate contra guerreros espectrales fue para mí cumplir con mi sueño del pibe, como decimos en Argentina; recrear lo que yo precisamente había esperado encontrar, sin éxito, en La maldición del Perla Negra. Escribir otorga ese tipo de satisfacciones: uno no depende, para entretenerse, de encontrar algo en TV tras arduo zapping, sino que puede elaborarlo a su gusto.

      Del ataque de Sundeneschrackt y sus huestes a la poderosa Drakenstadt, al que apenas si se hacía mención en la primera versión de El señor Cabellos de Fuego, se dan abundantes detalles en ésta, la tercera y definitiva, porque para la célebre metrópoli del Norte, más de diez años después, seguía siendo una herida abierta. Blotin Thorfinn intenta más tarde repetir la hazaña, pero con increíble torpeza, usando más la fuerza que la astucia y, podemos presumir, prescindiendo de la relativa honorabilidad habitual en los Kveisunger de Broddervarsholm que, como todo bandido digno, tenían sus códigos. Podemos inferir que Thorfinn no los cumplía porque, cuando Balduino ve por primera vez a Hansi cerca de sus Kveisunger, se aterra. Todavía no sabe prácticamente nada de Sundeneschrackt, excepto lo que le han dicho: que el ataque de éste a Drakenstadt había estremecido a dicha ciudad hasta sus cimientos, y que en toda Andrusia se lo recuerda todavía con temor. Blotin Thorfinn, dicen, no pasa de ser un mal imitador suyo. Ahora bien, Balduino ha oído que Thorfinn mató incluso a niños. Nada semejante ha escuchado de Sundeneschrackt; pero si éste fue aún peor que Thorfinn, uno pensaría que fue igual de inhumano o peor, y es lo que hace Balduino. Pero ninguno de los Kveisunger de Vindsborg sería capaz de dañar a Hansi, Thommy o cualquier otro niño, como pronto se hace evidente. Por otro lado podría pensarse también que los rumores de que Thorfinn y sus huestes asesinan niños son exageraciones; sin embargo, llama la atención que no se haya exagerado de manera similar sobre Sundeneschrackt, atribuyendo a éste actos idénticos. Esto hace pensar que Thorfinn sí es todo lo despiadado que se dice. 

      Otro indicio de ello nos lo brindan sus respectivos apodos. Ulvgang era Sundeneschrackt, "el Terror de los Estrechos": alguien que infundía mucho, mucho miedo. En cambio, Thorfinn era Blotin, "Sanguinario", alguien a quien tal vez no se temiera tanto, pero que en cambio debía hacerse odiar mucho. Por algo las ciudades costeras de Andrusia Occidental de inmediato consideraron prioritario eliminarlo: acabar con alguien así era un honor que se disputaban los mejores guerreros. En cambio, con Sundeneschrackt no había la misma prisa, porque le tenían miedo aun cuando no fuese un carnicero inmisericorde. Y cuando al fin se lo combatió, la iniciativa provino de Helmberg, ciudad que por su ubicación, en Andrusia Oriental, no había estado entre las más afectadas por las correrías del legendario Kveisung, aunque por otro lado Thorstein Eyjolvson, hablando con Dagoberto de Mortissend del fin de la carrera pirata de aquél, afirme que Thorhavok (baronía cuya capital es precisamente Helmberg) tenía cuentas pendientes con Sundeneschrackt. Lo que fuera, debía datar de antes del ataque de éste a Drakenstadt ya que, según Thorvald Hanson, dicho ataque había servido para acelerar la campaña naval contra los Kveisunger; por lo que se deduce que esa campaña venía planeándose ya desde antes.

      En cuanto a Drakenstadt, hasta qué punto la humillación a manos de Sundeneschrackt la dejó herida en su amor propio lo demuestra el escándalo que tiene lugar cuando trasciende que él y los sobrevivientes de su tripulación están libres. La falsa noticia de que fue Balduino quien los liberó acarrea la caída en desgracia del pelirrojo, antes colocado al tope de los pedestales por su papel de autor intelectual del plan de rescate de las dotaciones de Östwardsbjorg y Vestwardsbjorg.

       En especial difíciles de manejar fueron precisamente las relaciones entre Balduino y los Kveisunger que con tanta gentileza puso bajo su mando Einar, sobre todo porque en todo momento, al principio, Balduino miraba a los piratas a través de mis ojos; algo que él, como militar, no podía permitirse. Así que tuve que revertir eso y ser yo quien viera a través de los ojos de Balduino, quien se mostró mucho más desconfiado que yo, aun luego de establecer con ellos cierta corriente de camaradería. A mí, Sundeneschrackt me habría podido engañar a su antojo. Lo cómico es que, como al principio también era yo quien veía por los ojos de Ulvgang, no había forma de que éste aprovechara la torpeza de Balduino. En las siguientes versiones esto cambió, pero seguía teniendo un problema en relación a los tres Kveisunger que seguían de rehenes en Kvissensborg. Como autor, me parecía injusto que siguieran en las mazmorras, siendo que sus compañeros estaban bajo una especie de libertad condicional, en Vindsborg. Quería que también ellos quedaran libres: Tarian, por supuesto, porque era inocente, pero también los otros dos. No era lógico que Balduino los soltara sin tomar sus precauciones. Tuve que justificar la medida alegando razones estratégicas. Qué sucederá cuando al fin Hendryk Jurgenson y el siniestro Kehlensneiter abandonan la mazmorra (si Balduino no termina reconsiderando su decisión ni se produce un imprevisto) se sabrá en enero o febrero de 959... Y del 2011.

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces