Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 mayo 2010 3 12 /05 /mayo /2010 18:52

       Anders volvió a Vindsborg muy entrada la noche, cuando ya todo el mundo había cenado y se disponía a dormir; pero cuando fue a encerrar a Slav en la caballeriza halló en ella a Balduino, prodigando las caricias con que siempre halagaba a Svartwulk antes de acostarse.

 

      -Oye, Balduino, no creerás lo que acabo de ver-dijo Anders, aparentemente muy excitado-. Ya me dirás tú luego si Thomen está loco o no.

 

      La locura de Thomen el Chiflado estaba para todos fuera de duda en Vindsborg, pero había profundas discrepancias en cuanto al grado de esa locura. Daba la casualidad de que sobre ese tema los polos opuestos estaban reoresentados por Balduino y Anders. El primero, más moderado, consideraba a Thomen apenas un tanto excéntrico, mientras que Anders insistía en que el curtido pescador estaba de remate. Ambos defendían con mucha vehemencia sus posturas al respecto, al punto que parecía haberse vuelto cuestión de honor demostrar quién tenía razón.

 

      -A ver... Dime-suspiró Balduino, resignadamente. A veces le parecía que Anders, con tal de salirse con la suya, amañaba y retorcía más allá de lo admisible las supuestas pruebas de la locura de Thomen.

 

      -Tú sabes lo que es la sauna, ¿no?

 

      Balduino asintió. Curiosamente, no hacía tanto había estado hablando del tema con Hansi. La segunda empalizada había sido concluida y sobraban aún muchos troncos; y Hansi había sugerido construir con ellos una sauna.

 

      -Oh, no, de ni ngún modo-había respondido Balduino-. No necesitamos más espacio, con el que tenemos nos basta y sobra.

 

      En la cara de Hansi apareció un gesto de extrañeza que no habría sido mayor si habiéndole preguntado a Balduino qué tan buena era la caza en los bosques cercanos, hubiera recibido por respuesta que efectivamente aquel era un magnífico día.

 

      -Señor Cabellos de Fuego... ¿Tú sabes lo que es la sauna?-había preguntado Hansi, sin entender la para él absurda respuesta. Y como Balduino respondiera que sí, no siguió insistiendo, porque a su juicio ni un troglodita podía ignorar qué era la sauna, y no quería ofender al señor Cabellos de Fuego insinuándole que era un estúpido.

 

      Por lo tanto, esa noche era la segunda vez en poco tiempo que a Balduino le hacían la misma pregunta.

 

      -¡Pues claro que lo sé!...-respondió, muy ufano de sus conocimientos-. Es esa construcción hecha de troncos donde la gente de por aquí guarda quién sabe qué cosa.

 

       -Ajá, correcto. Ahora escucha esto-respondió Anders-. Vi abrirse la puerta de la sauna del loco de Thomen, y apareció él en persona, ¡desnudo como Adán y envuelto en grandes nubes de vapor!... Y eso no es todo. Acto seguido se fue corriendo como alma que se lleva el diablo, ¡y se revolcó en la nieve!... ¿Qué te parece?

 

      Balduino se enojó.

 

      -Anders, esto es el colmo-dijo severamente-. Podemos bromear con eso de que Thomen está loco o cuerdo, pero no trates de tomarme el pelo con disparates como éste que acabas de inventar. Sé que sólo tratas de divertirte a mi costa, pero ten en cuenta que, si yo fuera más ingenuo, podría tomarme en serio tus palabras y repetírselas luego a otros. Y así, por una broma de inocentes intenciones, el pobre Thomen adquiriría una inmerecida reputación de loco, que tal vez no en Freyrstrande, pero en otro sitio lo haría un marginado.

 

       Ante semejante sermón, Anders quedó anonadado.

 

       -Pero es que...

 

       -Te repito, sé que lo haces sin maldad, pero estas cosas no me gustan. En el futuro, absténte de venir a mí con cuentos como éste.

 

      -¿Querrías dejarme hablar?

 

      -¡No! ¡Ni una palabra más!

 

      Muy ofendido, Anders se fue dando un portazo. Balduino lamentó que se enojara así, pero consideró que merecía la reprimenda y, en cualquier caso, ya se le pasaría la rabia.

 

      Minutos más tarde, también Balduino abandonaba la caballeriza y subía la escalinata para ir a acostarse; pero no había llegado ni a la mitad cuando escuchó un gran alboroto proveniente del interior de Vindsborg. Y sin embargo, al bajar los había dejado a todos a punto de irse a dormir. ¿Qué estaría ocurriendo?

 

      Apenas abrió la puerta, la voz de Anders se alzó por encima de las otras:

 

      -¡AH, CONQUE AHÍ ESTÁS! ¡ NO ME CREÍAS!... CONQUE TE VOY CON CUENTOS, ¿EH?-exclamó, extendiendo hacia Balduino un índice acusador-. ¡THORVALD: DÍSELO!...

 

      Aturdido ante tal recepción, Balduino miró a Thorvald.

 

      -Una sauna no es un cobertizo para guardar cosas-explicó el anciano gigante de ojos fríos, duros y azules como zafiros-. Te tomas allí un baño tan caliente como puedas soportarlo, exclusivamente al capor, y cuando sales, corres a tirarte en la nieve o al agua helada.

 

      Boquiabierto, Balduino miró de nuevo a Anders. Qué duro enfrentar la mirada acusatoria de éste, quien se había cruzado de brazos y observaba al pelirrojo de manera glacial...

 

      -Disculpa-dijo Balduino, en un mísero hilillo de voz y en la cúspide del bochorno.

 

       -Está bien-contestó Anders, con la condescendencia del monarca que perdona la vida al condenado a muerte.

 

        -Bueno, ¿y?-graznó Gilbert a gritos-, ¿Se hace o no se hace la famosa sauna?

 

       -No tenemos troncos suficientes-objetó Ursula.

 

      -¿Cómo que no?-gruñó Hundi-. ¡Sobran!

 

       -La mejor madera para la sauna es la de abeto, y no volteamos muchos abetos-señaló Ursula.

 

      -¡Bah!-gruñó Honney, despectivo-. Habló la que dice que los delfines son peces.  Toda una autoridad...¿Y quieres que te tomemos en serio?

 

       Siguió una auténtica confusión, ya que todo el mundo comenzó a hablar a la vez. lejos de poner orden, Balduino, todavía algo avergonzado,  se acercó a Anders, y porfió:

 

       -De todos modos habrás de reconocer, Anders, que Thomen, después de todo, no está loco. Por lo visto es costumbre local lo que le viste hacer hoy.

 

       Anders sonrió sarcásticamente.

 

      -Claro que está loco-replicó-. No es el único loco, lo que es diferente. Pero sí que es el principal. Y si no, si te parece que es normal cagarse de calor en vapor de agua hirviendo primero y enseguida arrojarte a la nieve, ¿qué tal si das el ejemplo, valiente?

 

      -Bueno, la gente tiene distintos gustos, después de todo-contestó Balduino, batiéndose en retirada.

 

      No continuaron el diálogo, porque en ese momento se alzó el vozarrón de Thorvald:

 

      -Ante todo, tenemos que recabar la autorización de nuestro comandante, si es que vamos a construir la sauna.

 

      Balduino se encogió de hombros.

 

      -¿Y para qué queremos una sauna?-preguntó.

 

      -¡Cómo que para qué!-exclamó Andrusier, indignado.

 

      -Bueno, muchacho, la sauna es cosa saludable. Los hombres sobre quienes mandas estarán más sanos y fuertes, si cada  tantos días pasan por ella. Tú no te das cuenta, pero tu cuerpo está lleno de sustancias nocivas, y la sauna las elimina. Se dice que en Suomi, el país de donde al parecer es originaria la sauna, está aún más extendida que aquí, en Andrusia.

 

      -Pero necesitamos esa sauna...-comenzó Per.

 

      -...para sacarnos de encima las porquerías con las que éste trata de liquidarnos cuando cocina-concluyó Wilhelm, señalando al viejo Varg, quien estalló de ira como se esperaba de él.

 

      Más que una saludable costumbre, y por lo que entendía, la sauna le parecía a Balduino un tormento ideado por una mente morbosa al que de ningún modo estaba dispuesto a someterse; pero para sus hombres parecía algo importante y tal vez merecieran ese gusto, ya que habían trabajado muy bien.

 

      -En ese caso no hay más que hablar-dijo-. La sauna se hace.

 

      Y los presentes estallaron en sincera y brutal ovación.

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces