Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 mayo 2010 3 26 /05 /mayo /2010 17:30

      Cinco días más tarde, Balduino estaba abocado a su propio e imposible reto: enseñar a los gemelos Björnson, de una vez por todas, dónde se hallaba la izquierda y dónde la derecha. Ciertamente habían mejorado mucho en tal sentido; es más, en general, si se les interrogaba al respecto, respondían correctamente, pero luego de vacilaciones que a esas alturas resultaban inadmisibles. Cada ver que los veía meditar durante una eternidad antes de responder, Balduino sentía ganas de hartarlos a patadas.

 

      -Hansi, tienes hasta mediodía para enseñarles. A ver cómo te las arreglas-gruñó.

 

      A Hansi lo querían mucho en Vindsborg, y los gemelos Björnson no eran la excepción, pero ese día de buena gana lo hubieran estrangulado. Ya bastante humillación era verse forzados a aprender de un mocoso como él, sin necesidad de castigos extra. Pues bien, al parecer Hansi entendía que se le había encomendado una misión que no podría haber sido más esencial si de ella hubiesen dependido muchas vidas; por lo que estaba agrandadísimo. A los gemelos les habló con mucha autoridad y prosopopeya, si bien luego él mismo rió al comprender que se estaba propasando. Tal comprensión, sin embargo, no trajo aparejado un cambio de conducta por parte del chico. En ese momento él tenía el mando, el poder; y lo estaba disfrutando de lo lindo. Lo había recibido del señor Cabellos de Fuego en persona; de modo que más valía a Per y a Wilhelm entenderlo así o atenerse a las consecuencias. O al menos esto se desprendía del tono sobrador empleado por el sabandija.

 

      Para colmo, cuando se iniciaba la lección, Ulvgang se acercó a Hansi, le colocó una mano en el hombro y señaló con la otra a los gemelos.

 

       -Si estos imbéciles no te prestan atención o no aprenden, Hansi, tú nos avisas y nos los cogemos, ¿eh?... ¡Nos los cogemos!-exclamó malignamente.

 

      Sólo eso faltaba para que Hansi terminara de infatuarse. Aún más inquietante: no era muy seguro que Ulvgang sólo bromeara. Y lo peor: desde la distancia, Gröhelle, Honney y Andrusier, entre otros energúmenos, aprobaban a su Capitán con sendas sonrisas de monstruo marino.

 

       Después del almuerzo, Balduino sometió a los Björnson a un severo examen, y tras comenzar con un par de desaciertos, lograron identificar correctamente su izquierda y su derecha y las de Balduino, que estaba frente a ellos y que les complicó la cosa haciéndolos moverse de aquí para allá y dando media vuelta. En lo sucesivo, sólo muy esporádicamente retornarían los gemelos a su vieja confusión de direcciones. Pero sus nuevos progresos fueron celebrados con aplausos que a Per y Wilhelm no gustaron nada, casi tan poco como la sonrisa sobradora de Hansi, que a estas alturas, sin embargo, era más una pose para exasperar a los Björnson (objetivo ampliamente alcanzado) que otra cosa.

 

      -¿Y eso?-preguntó de repente Snarki, señalando un punto en el cielo hacia el Sudoeste-. Creí que era un grifo, pero hace rato que viene hacia aquí sin cambiar de rumbo, y mirad qué pequeño se ve todavía.

 

      -¿Será un Drake?-preguntó Anders-. Creí que no los había en Andrusia.

 

      -Y no los hay, salvo quizás muy, muy al Sur-aclaró Thorvald.

 

      -Pero podría ser el famoso Méntor, que alguna colaboración estaba prestando en la guerra contra los Wurms-sugirió Balduino-. A menos que otro de su raza haya decidido involucrarse. Esperemos que no, porque hay sobradas razones para pensar que, si cualquier otro Drake optara por intervenir, sería en apoyo de los Wurms. No tienen motivos para querernos. Son seres pacíficos, pero ya se sabe que tanto va el cántaro a la fuente que al fin se rompe.

 

       -Donde está Méntor se supone que por lo general está El Jinete de Drakes-dijo Anders con ansiedad-. Imagina que descendiera aquí. Sabríamos al fin quién és.

 

      Balduino asintió. En otro tiempo habría estado tan emocionado como Anders, pero ahora sabía que fuera de la leyenda del Monte Desolación había también muchas personas de enorme talla moral. En Freyrstrande la más obvia era Thorvald, pero hasta alguien como Thomen el Chiflado, a su manera, traspiraba grandeza.

 

      De cualquier manera, los héroes del Monte Desolación habían sido precursores en el mismo camino que él transitaba ahora; de modo que convenía prepararse para dar al Jinete, caso de tratarse de él y que aterrizara en Freyrstrande, una recepción adecuada. Si no, ojalá que el Drake al menos pasara cerca y volando bajo. Balduino nunca había visto Drakes más que desde la distancia, y tenía muchas ganas de ver alguno más de cerca.

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces