Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 abril 2010 6 24 /04 /abril /2010 18:21

       Sin embargo, la promesa de Balduino tuvo un efecto positivo: Hansi no sólo no volvió a tener celos de Thommy  sino que, además, en lo sucesivo se mostró muy protector con él. Era evidente que en la fantasía de Hansi su carrera en la Orden del Viento Negro se aceleraba mucho. Ese mismo día, cuando todos volvieron a almorzar, Hansi pidió disculpas a Thommy y luego, estrechándole los hombros con su brazo derecho, le dijo confidencialmente:

 

      -Yo voy a ser escudero del señor Cabellos de Fuego.

 

      -¿Tí?-preguntó Thommy, asombrado. Ni siquiera sabía qué era un escudero, pero el tono empleado por Hansi, como si fuera a ser enviado a una peligrosa y secreta misión, lo persuadió de que debía tratarse de algo importante.

 

      -Sí, y cuando yo sea armado Caballero, tú podrías ocupar mi lugar como escudero del señor Cabellos de Fuego. O mi escudero; porque necesitaré uno.

 

      Anders y Balduino estaban cerca, oyendo aquel diálogo; y dijo el primero, en broma:

 

       -No me gusta nada que estos dos enanos codicien mi puesto cuando todavía no lo he dejado vacante...

 

      -Y como por lo visto el tiempo pasa más rápido de lo que imaginamos, me parece que es hora de ir pensando en un escudero para Thommy-contestó Balduino, también jocoso.

 

      Durante el resto de la tarde Hansi se mantuvo constantemente junto a Thommy, jugando con él y cuidándolo para que nada malo le sucediera. Hacia el crepúsculo, cuando todos abandonaban sus labores, los vieron a los dos construyendo un gran castillo de arena y jugando con conchillas. Dos de ellas representaban a Hansi y Thommy, Caballeros del Viento Negro que defendían el Castillo contra un enemigo numéricamente superior, representado por el resto de las conchillas. Entre divertido e indignado, Honney constató que los enemigos imaginarios eran, supuestamente, Kveisunger.

 

      -Conque Caballeros, ¿eh?-gruñó, sonriendo burlonamente-. Esto es lo que hacemos los Kveisunger con los Caballeros-y aplastó con su bota la mayor parte del castillo de arena.

 

      Thommy estuvo a punto de estallar en llanto, pero lo detuvo Hansi:

 

      -No te preocupes, Thommy-dijo, popniéndose de pie. Y acto seguido se plantó desafiante ante Honney, mirándolo con gesto atrozmente despectivo, y señaló lo que quedaba del castillo de arena-. Esto sigue en pie, forajido. No pudiste destruirlo-y de inmediato arremetió contra Honney, en lo que en seguida se le unió Thommy.

 

      Honney intentó resistirse, pero los dos mocosos atacaban con tantas ganas que no pudo hacer más que mantenerlo a raya lo mejor que le fue posible mientras ellos se lanzaban a la carga una y otra vez, atacándolo a diestra y siniestra, desoyendo sus protestas en el sentido de que la cosa no valía si eran dos contra uno.

 

      Cuando más tarde regresaron las barcas pesqueras y Friedrik vino por su hijo, éste prácticamente arrastró a Balduino para que hablara con aquél. Friedrik quedó un tanto perplejo de que Balduino eligiera a Hansi como futuro escudero, pero no se opuso. Alzó las cejas, asombrado, y miró a su hijo.

 

      -Bueno... Parece que te has salido con la tuya-murmuró; y sonrió con orgullo y algo de pena. Sabía que no había sido el padre que Hansi hubiese necesitado-. Quién lo hubiera dicho: tú, un humilde hijo de pescadores...

 

      Y esa noche Balduino tuvo un extraño sueño, en el que no pensó demasiado al principio, pero que más tarde regresaría a él persistentemente, como si fuera un mensaje importante que algo o alguien intentara transmitirle.

 

      En ese sueño él, los hombres de Vindsborg y muchas otras personas que supuestamente eran conocidos suyos pero a quienes en realidad jamás había visto, construían castillos de arena en la playa, cuando se vio una implacable tormenta avanzando en el horizonte. Al parecer Vindsborg y el torreón, en el sueño, no existían, y todo el mundo buscaba algún otro sitio donde guarecerse cuando los castillos de arena, como por arte de magia, crecieron y se convirtieron en auténticos castillos de piedra. Pero entonces la tormenta se transformó también, convirtiéndose en  una entidad a la vez amorfa y multiforme, inmaterial pero concreta, que cambiaba de aspecto constantemente, pero con resultados siempre siniestros; un ser hecho de oscuridad, viento y arena.

 

      El ser se transformó en un gigante y, bajo esta forma, empezó a pisotear los castillos, que fueron cayendo uno a uno. Balduino, impotente, no podía hacer otra cosa que mirar. No sabía por qué, pero el derrumbe de aquellos castillos construidos con tanto esmero era una auténtica tragedia.

 

       Al fin pisoteó el gigante el castillo donde se hallaban refugiados Hansi y él mismo junto con otras personas. La enorme estructura se vino abajo, matando a mucha gente; una torre, no obstante, se mantuvo firme.

 

      Hansi corrió hacia la torre en cuestión, desoyendo los gritos de Balduino, quien lo llamaba para que no se expusiera al peligro. No hubo caso. Con Balduino a la rastra, Hansi subió los escalones hasta llegar a lo alto de la torre. Allí se irguió ante el gigante, tan desafiante y desdeñoso como aquella tarde se había mostrado ante Honney.

 

      -Esto sigue en pie. No pudiste destruirlo-dijo.

 

      Y ante la mirada perpleja de Balduino, el gigante se deshizo en jirones de inofensiva bruma y puñados de arena que cayeron al suelo. Y luego el pelirrojo despertó creyendo, erróneamente, que sólo se trataba de un absurdo sueño más.

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces