Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 abril 2010 1 26 /04 /abril /2010 21:26

      Sólo unas pocas mesas separaban a Ignacio de Aralusia y sus compañeros de Hodbrod Christianson, aquel joven delincuente sobre el que pendían incluso sospechas de canibalismo. Nosotros, en cambio, estamos separados de Hodbrod por un abismo de más de mil años, y nunca sabremos con certeza cómo pensaba o sentía; pero entre quienes han estudiado su figura existe en la actualidad un amplio consenso.

 

      El Zodarsweick, el barrio más pobre de Drakenstadt, era un auténtico semillero de marginados. La mayoría de sus habitantes descendían de los antiguos andrusianos o de mestizos entre éstos y otras razas y eran, por consiguiente, notoriamente feos. En aquella época la pobreza no alcanzaba en el Zodarsweick niveles alarmantes, al menos hasta la llegada de los Wurms; lo cruel era la exclusión social. Muchos habitantes del Zodarsweick eran duros y sobrellevaban con filosofía su condición de excluidos ya que, al fin y al cabo, en otros lugares de Andrusia habrían sido tratados aún peor. Otros probablemente pretendían ser duros y replicaban con violencia a la marginación de que se los hacía objeto, y éste era el caso de Hodbrod Christianson.

 

       Quizás hoy diríamos con acierto que tenía complejo de inferioridad a causa de dicha marginación, y sin duda lo humillaba el trato que recibía de parte de los miembros de las clases altas; sin embargo, sobre sus pares del Zodarsweick  ejercía un obvio liderazgo y esto debió aumentar su estima personal. Luego de un tiempo en que él y sus compinches se dedicaron a zurrar y robar a sus convecinos, Hodbrod Christianson al parecer tuvo que admitirse hasta a sí mismo que no estaba bien lo que hacía, de que aquellas personas no eran enemigos suyos. Tal vez ello coincidió con la tan mentada reunión de las diversas bandas delictivas del Zodarsweick para fijar límites territoriales estrictos. Christianson y su pandilla no fueron invitados, lo que a él debió humillarlo y enfurecerlo mucho más allá de lo que podamos imaginar. No sabemos si, como se dijo después, llevó su venganza al extremo de convertir en embutidos a las bandas rivales que sí participaron de aquella reunión, pero sí que mataron a la mayoría de sus integrantes, si no a todos. Esto nos da una idea del resentimiento que lo asaltaba cuando se lo ignoraba o se lo dejaba de lado.

 

      Eliminada aquella competencia, muy pocas bandas delictivas sobrevivían en el Zodarsweick, aparte de la suya. No sintiéndose quizás lo bastante fuerte para atacar barrios más ricos y mejor defendidos, optó por ofrecer una cuestionable protección a sus convecinos. Estos aceptaron, hasta que un hecho los estremeció e hizo a muchos reconsiderar la conveniencia de hacer tratos con Christianson: el macabro hallazgo de ciertos huesos humanos prolijamente pelados, a los que se relacionó con aquellos embutidos que él había repartido entre la gente del Zodarsweick tiempo atrás. Fue entonces cuando se denunció enérgicamente a Christianson y su banda ante las autoridades. Hacía de ello unos pocos días y desde entonces, aprovechando que los Wurms les daban un respiro, las tropas acosaban a Hodbrod y los suyos con más empeño que los sabuesos a la liebre y muy escaso éxito. El Zodarsweick era un complicado dédalo para los no nacidos allí, particularmente los Caballeros. Lo curioso era que buena parte de las tropas villanas procedía también de ese barrio, y no obstante, también ellas se mostraban exasperantemente ineficaces a la hora de atrapar a Hodbrod Christianson y sus secuaces. Hoy se supone que la soldadesca impidió a Christianson y los suyos continuar delinquiendo, pero se mostró muy renuente en su captura, porque lo comprendían y compadecían, aun desaprobando sus acciones.

 

      De cualquier manera, el resentimiento de Hodbrod aumentaba, extendiéndose en primer lugar hacia quienes lo habían denunciado. Ni por un momento pensaba él que lo que hacía fuera delito encubierto bajo otro nombre;  su punto de vista era que él luchaba por hacer del Zodarsweick un sitio más seguro y a cambio se lo había traicionado denunciándolo a sus enemigos. Dunnarswrad era nativo del Zodarsweick y Maarten Sygfriedson tenía sangre andrusiana; hacia estos eminentes personajes que, lejos de defenderlo, habían priorizado su captura, Hodbrod extendía también su rencor.

 

       Paralelamente, su autoestima y seguridad tambaleaban. Trataba de persuadirse a sí mismo de que era muy astuto, de que una y otra vez burlaba a sus perseguidores. Pero según se ha explicado ya, muchos de éstos al parecer hacían la vista gorda cuando de atraparlo se trataba, y quizás él lo supiera y procurara negárselo a sí mismo. Tal negación le permitía, por el momento, mantenerse tranquilo. Pronto regresarían los Wurms -pensaba- y las tropas tendrían que volver al Norte de la ciudad para combatirlos. Cuando esto sucediera, aquellos con quienes se había mostrado benevolente y que tan mal le habían pagado, conocerían de él un aspecto mucho menos amable... Pero mientras tanto había que sobrevivir, y eso era lo difícil. El y sus muchachos vivían ahora en el alcantarillado, subsistiendo a base de ratas, como los harían siglos más tarde los celebres Rattensjäcktern, y asomándose poco al exterior. Algunos soportaban mal esta nueva vida, temiendo que se volviera casi permanente, aunque ya en otra oportunidad habían pasado un tiempo en las cloacas. La verdad era que el temor a ser capturados y ejecutados los ponía pesimistas; y Hodbrod, buen líder más allá de cualquier cosa que pueda reprochársele, sufría por ellos. 

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces