Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 diciembre 2009 5 18 /12 /diciembre /2009 19:12

IX

      -Mañana mismo empezaremos a trabajar-anunció esa noche a los demás, poco antes de la cena.

 

      Excepto Thorvald, Karl y él mismo, todos se hallaban desparramados a sus anchas en el suelo, exhibiendo sus habituales caras torvas con las que, tal vez, pretendían dejar en claro que estaban allí porque se los obligaba, y sólo por ello. Anders no entendía de dónde sacaba Balduino que aquellos reclusos intentarían mostrar su costado más simpático. ¿Cuál era ese costado? ¿Este?

 

      Las caras torvas, que al menos lo miraban con atención, no preocupaban a Balduino: formaban parte de la danza de máscaras de Vindsborg. Lo que lo inquietaba era lo subyacente bajo tales máscaras: nada más que ladrones y asesinos...

 

      -La madera para las catapultas y trampas debe estacionarse un tiempo antes de que podamos utilizarla. Temo que, como no somos profesionales, cometeremos torpezas y fracasaremos una y otra vez antes de construír una catapulta al menos aceptable; de modo que habrá que disponer de madera de sobra en previsión de tales fracasos. También necesitaremos tendones de animales para confeccionar las cuerdas. Tal vez podamos conseguirlos en Vallasköpping: tengo algo de dinero. Pero no podemos confiarnos. De aquí en más, animal que matemos, animal al que quitaremos los tendones para convertirlos en cuerdas. Tengo entendido que los mejores son los de caballo...

 

      -Qué bien. Empecemos entonces despachando a los dos que están ahí abajo-interrumpió burlonamente Honney, mirando a Balduino con sus siniestros ojos verdes.

 

      Era de su parte una insolencia y una provocación interrumpir así a quien venía a mandar sobre él, pero a Balduino no le convenía responder más que en el mismo tono de chanza levemente macabra. Miró muy serio a Honney de pies a cabeza, como evaluándolo, al tiempo que detenía con  la mano a Karl quien, indignado, estaba a punto de intervenir.

 

      -Quién sabe-dijo, como reflexionando en voz alta-, tal vez sean igualmente buenos los de asno: los tuyos.

 

      Las miradas de varios de los Kveisunger se entrecruzaron, silenciosas y espeluznantes pero deleitadas ante la réplica.

 

      -Sí, pero ten cuidado. Este asno cocea-respondió Honney sin alterarse.

 

      La indignación de Karl iba en aumento. Thorvald, a su lado, lo obligaba a reprimirse. Más le valía a Balduino arreglárselas solo, o no le tendrían respeto.

 

      -Oh,  la coz de un asno es nada junto a los ímpetus de Svartwulk, pero sé como tratar a mi caballo... y a cualquier asno que se me rebele.

 

      Honney parecía ser de los que no se achicaban ni por el tamaño ni por el número de sus enemigos y, en lo personal, Anders nunca había visto nada de aspecto tan malvado como las verdes pupilas de aquel Kveisung refulgiendo estremecedoramente por encima de sus bigotes. Teniendo literalmente las manos atadas para cometer crueldades, al menos ejercitaría su lengua para asustar con insinuaciones y amenazas veladas. Pero Balduino no estaba muy dispuesto a dejarse asustar. En aquellas condiciones, podía serle fatal ceder al miedo.

 

      -El problema no son los nubarrones, sino las tempestades-dijo Honney (Svartwulk significaba nubarrón).

 

      -Svartwulk es nubarrón sólo conmigo, y tormenta con cualquier otro que no sea yo.

 

      -Mira que tal vez ignores lo que es una verdadera tempestad...

 

      -Pues que venga esa tempestad. Ya veremos si estoy preparado para hacerle frente o no.

 

      Ante esta última frase de Balduino, que cerró el diálogo, los Kveisunger intercambiaron herméticas miradas que no traicionaban sus pensamientos. Sólo el diminuto y feroz Hundi había sido más expresivo que el resto, al referirse el pelirrojo al carácter de Svartwulk. A Hundi no le gustaban los caballos, y Svartwulk menos que ninguno: le tenía ojeriza porque el poderoso flumbrio, según él, había atacado a sus perros. En realidad, y a juicio de Anders, Svartwulk se había comportado con ellos con mucha dignidad y altura, como un señor feudal honorable y valeroso ante una horda invasora bulliciosa pero poco peligrosa. Un poderoso resoplido y un amenazador aunque no muy entusiasta golpeteo de cascos bastaron para poner en veregonzosa fuga a la jauría, con los rabos entre las patas. Tal condescendencia era rara en Svartwulk, máxime cuando los perros habían puesto a prueba su paciencia mordiéndole patas y cola.

 

      Luego de aquella interrupción, Balduino siguió hablando de sus proyectos y del arduo trabajo que les esperaba, y distribuyó las tareas para el día siguiente. Tenía pensado salir hacia Vallasköpping un poco antes del alba, para averiguar unas cosas. Mientras tanto, los gemelos Per y Wilhelm Björnson, que antes que salteadores habían sido herreros, pondrían en condiciones la fragua con ayuda de Anders. Los demás localizarían cierta carreta abandonada y en mal estado  que Balduino había visto mientras recorría el lugar, y la repararían lo mejor que pudieran, ya que les sería de gran utilidad.

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces