Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 enero 2010 2 26 /01 /enero /2010 21:29

L

      Snarki no terminó de derribar el pino ese día, y pidió, quejumbroso, que al día  siguiente alguien lo ayudase a concluir la tarea; pero Balduino, implacable, insistió en que se encargara él solo. Así que a la mañana siguiente tuvo que retomar el trabajo. Cada uno de sus golpes de hacha, lenta pero inexorablemente, iba mordiendo el tronco del gigantesco árbol; y poco después del mediodía, tras ceder amenazadoramente en varias oportunidades, el coloso vegetal comenzó a caer, víctima de su propio peso, y Snarki huyó tan velózmente como se lo permitió su gordura. Balduino corrió a cerciorarse de que se hallara bien, pero más por formalismo que otra cosa: la ventaja de la cobardía es que quien la posee calcula adecuada y anticipadamente el riesgo para ponerse a salvo a tiempo.

 

      Tras el pelirrojo fueron todos los demás, a contemplar de cerca el portento. A la vista del enorme pino derribado a los pies del atónito autor de la hazaña, quien no se convencía aún de la realidad de lo que acababa de hacer, todo el mundo estalló en ovaciones y aplausos. Los Kveisunger fueron un tanto irónicos, pero sinceros al felicitar a Snarki a la vez que le palmeaban las espaldas como para demolérselas. Después de todo, lo consideraban un compañero, aunque uno no muy digno de ellos; y estaban dispuestos a  alentar cualquier muestra de coraje, por ínfima que fuera, con que él se dignara enorgullecerlos.

 

      Ese mismo día, más tarde,  Balduino vio a los gemelos Björnson en una actitud extraña que ya había notado en otras ocasiones y que  había llamado su atención, pero sin obligarlo a averiguar qué hacían, cosa que sí sucedió esta vez.

 

      Prácticamente todo el mundo estaba desnudo hasta la cintura, porque el trabajo les había hecho entrar en calor. Balduino, transpirado, daba una vuelta por los alrededores constatando que todo estuviera bien, cuando vio a Per y Wilhelm, tan bañados en sudor como él. Al parecer se habían tomado un descanso, pero igual permanecían de pie, colocándose uno junto al otro, unidos hombro con hombro y contemplando los bíceps que mantenían juntos hablándoles como con cariño y dando la impresión de haberse chiflado por completo.

 

      Sin embargo, si mirar con cariño un bíceps era síntoma de locura, ya había un precedente en Vindsborg. En efecto, Anders protestaba cuando Balduino lo obligaba a entrenar o a trabajar con más entusiasmo; pero así el entrenamiento como el trabajo estaban moldeando en él una notable musculatura. Anders, notándolo, estaba muy admirado y envanecido de esos cambios en su cuerpo. Era frecuente verlo con uno de sus brazos en flexión, contemplando con mirada devota un bíceps que dilataba y contraía una y otra vez, y al que parecía a punto de declararle su amor.

 

      La misma expresión se veía ahora en los gemelos Björnson, pero en ellos se veía todavía más ridícula. Su aire habitual, y a todas luces el que mejor les sentaba, era el de tipos duros que ya de muy poco podían sorprenderse; y helos ahí, contemplando fascinados ese par de bíceps que mantenían unidos...

 

      Balduino se les acercó, y los gemelos lo miraron de reojo.

 

      -Mira, Frida-dijo Per, aunque no había mujer a quien dirigir la palabra.

 

      -Ese es el señor Cabellos de Fuego-informó Wilhelm.

 

       -Menéate un poco para él, ¿eh?-rogó Per.

 

      Si los gemelos ahora hablaban con mujeres invisibles, su caso era infinitamente más grave que el de Anders. Ya se preguntaba Balduino si debería sumergirlos en agua helada o algo así para que recobrasen la cordura, cuando los vio flexionar una y otra vez los bíceps que seguían manteniendo unidos; y quedó estupefacto al descubrir en ellos a la tal Frida a la que estaban hablándole.

 

      Era un tatuaje, una mujer desnuda plasmada en la piel de los bíceps de los Björnson, la mitad en el brazo derecho de Per y la otra mitad en el izquierdo de Wilhelm. Cuando ellos movían los bíceps, la mujer se contoneaba provocativamente. 

 

      Qué ingenioso, pensó Balduino, divertido. Y enseguida reflexionó que el autor de aquel tatuaje sin duda era todo un artista, sobre todo porque no debía ser  fácil hacer un  tatuaje en dos medias superficies curvas como eran los bíceps de los Björnson y lograr que cuando se juntaran se viera como una sola figura y  tan libre de deformidades o imperfecciónes como si hubiese sido impresa en una superficie plana. Y que para colmo pareciera danzar cuando Per y Wilhelm movían sus bíceps.

 

     Pero eso no fue todo. Los gemelos instaron a Balduino a asomárseles por encima de los hombros que ellos mantenían unidos y observase el tatuaje desde aquel ángulo. Ahí fue cuando el pelirrojo de verdad quedó aturdido; porque contemplada desde ese ángulo la imagen del tatuaje era otra. Ahora se trataba de una mujer penetrada vaginal y analmente por dos hombres cuyas siluetas guardaban vaga semejanza con los Björnson. Las tres figuras aparecían desnudas entre unas cobijas.

 

      -El Diablo guía la mano del que hizo esto-sentenció Balduino, todavía perplejo.

 

      -Algo así dice Fray Bartolomeo-murmuró Per.

 

      -Porque es un tatuaje muy indecente-añadió Wilhelm.

 

      -Claro que, por ser que opina así...

 

      -...venía demasiado seguido a nuestra celda para verlo.

 

      -Y respecto a si a la mano del que hizo el tatuaje la guía el Diablo...

 

      -...posiblemente sea así. Nos la hizo un brujo, en prisión...

 

      -...Hendryk Jurgenson, el Witz del Zeesteuven...

 

      -...así que al menos es alguien que trata con espíritus.

 

      -Hendryk Jurgenson...-murmuró Balduino, pensativo-. ¿Uno de los tres que quedaron de rehenes en Kvissensborg?

 

      -El mismo-respondieron a dúo los gemelos.

 

      Y Balduino lamentó que justamente aquel individuo hubiera quedado en prisión, porque estaba seguro de que su arte le habría sido útil.

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces