Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 enero 2010 2 26 /01 /enero /2010 21:50

LI

      Por esos días Balduino vio poco a Ursula. Cuando lo hacía, la joven por lo general estaba durmiendo, en lucha aún entre la vida y la muerte; pero como el pelirrojo tenía el pálpito de que saldría victoriosa, en una rara ocasión en que la halló consciente le comentó acerca de esos objetos hallados en la playa.

 

      -Podéis tirar los vestidos. Salvo, por supuesto, que alguno de vuestros hombres tenga gustos extraños para vestirse-bromeó débilmente Ursula-. Nunca los usé y nunca los usaré, y los llevé conmigo sólo para contentar a mi padre. Y quedaos con lo demás, excepto con el cinturón, que es herencia familiar cedida a mis antepasados por los propios dioses. Es más, quisiera que me fuese devuelto ya mismo, de ser posible.

 

      Balduino asintió y fue en busca del cinturón. Viendo el valor que le atribuía Ursula, estuvo a punto de pedir a Lambert, quien presenció aquel diálogo, que mantuviera la boca cerrada al respecto, no fuera a ser que el objeto excitase codicias. Pero el viejo no se había inmutado al enterarse de que el cinturón de marras procedía, según Ursula, de la mismísima Asgard, la morada de los dioses de los Bersiker. Tal vez creyera que aquello no fuera más que una descomunal tontería, o quizás veinte años de matrimonio le hubiesen dejado pocas ganas de tener líos con mujeres de carácter fuerte. En cualquier caso, era poco probable que hiciese siquiera el más mínimo comentario sobre el asunto.

 

      Fiel a su palabra, Balduino devolvió rápidamente a los Kveisunger el collar de oro y el prendedor enjoyado, no fuese Ursula a cambiar de idea; y ellos aceptaron con cierto asombro, y dos días más tarde el sorprendido fue el propio Balduino cuando ellos empujaron hacia él a Andrusier. Este, en lo referente a su conducta tras el hallazgo de los objetos en la playa, pidió disculpas al pelirrojo, algo que por lo visto no estaba habituado a hacer; y acto seguido le entregó un regalo en nombre del grupo entero.

 

      El obsequio consistía en un cuchillo con su correspondiente vaina; y el mango estaba hecho del fragmento de ámbar encontrado por Balduino el día de la llegada de Ursula.

 

      -Pensamos que, en fin, que si tú cumplías con tu promesa, lo justo era devolverte el fragmento que nos diste-explicó Andrusier-, así que decidimos conservarlo hasta ver qué pasaba.

 

      -Ni nosotros nos deshacemos del ámbar. El tuyo fue un gesto extraordinariamente generoso-dijo Ulvgang-; pero, como ya dijo Andrusier, lo justo es que te lo quedes, puesto que tú lo hallaste. Además, tiene casi el color exacto de trus cabellos; así que te hará más afortunado que a cualquier otro.

 

      Por estas palabras comprendió Balduino que ellos consideraban que el ámbar era más valioso que nada, debido a la suerte  que supuestamente traía. Prefirió no desengañarlos confesándoles que al entregarles el fragmento no tenía idea de que fuera tan especial para ellos; al fin y al cabo, se los habría dado aun sabiéndolo. Pero se sintió extrañamente emocionado al ver que no se limitaban sólo a devolvérselo, sino que además lo habían pulido y convertido en el mango de un gran cuchillo que venía acompañado de una hermosa vaina de cuero, hecho todo a sus espaldas, para darle una sorpresa. Más tarde se enteró de que el trabajo en realidad lo habían realizado otros (Lambert el mango del cuchillo, en el que luego los gemelos Björnson insertaron la hoja, y Snarki la vaina), pero eso no alteraba el hecho de que los siete feroces Kveisunger le tenían el suficiente afecto para sorprenderlo con tal obsequio.

 

      -¿Te gusta, señor Cabellos de Fuego?-preguntó Honney.

 

      Y la pregunta era innecesaria, porque Balduino perdía el aliento ante el regalo, admirándolo con ojos de niño maravillado por un nuevo juguete.

 

      -Lo llevaré siempre conmigo-dijo al fin-. Gracias.

 

      Ulvgang sonrió con una ternura impropia en un temible criminal como él, y en su mirada vibraba algo de nostálgica paternidad, señal de que pensaba en su querido Tarian.

 

      -Ya te llevaremos a piratear con nosotros-bromeó-, así lo estrenas rebanándole el cuello a un enemigo-y le palmeó el hombro.

 

      En aquel momento, los Kveisunger parecían definitivamente domados, pero en muy breve tiempo resurgieron las dudas al respecto. Fue después de que ellos, los gemelos Björnson y Adler (nadie más quiso ir, tras oir las experiencias de éstos) visitaran a la vieja prostituta local, Erika, quien además tiraba las cartas, criaba gallinas y hacía un montón de otras cosas más. A prostituirse iba cada tanto a Vallasköpping, pero de ninguna manera se mostró desdeñosa ante aquella inesperada afluencia de siniestra clientela local. El problema fue que de bonita no tenía nada; y en cuanto a sus partes pudendas, hubo que darle la razón a Andrusier, quien las había imaginado como un caldero con un guiso podrido en el que sólo faltan los gusanos. Así que, tras desfilar uno tras otro para que ella los atendiese, todos coincidieron en que probablemente les había contagiado alguna podredumbre propia de su oficio, lo que de milagro no ocurrió.

 

      De cualquier modo, como experiencia sexual distó mucho de ser fascinante; y Balduino nunca estuvo seguro de que no fuera simple idea suya que algunos de sus fogosos presidiarios comenzaran a observar de soslayo y con ojos lascivos a Anders, sobre todo cuando éste les daba la espalda. Las ajustadas calzas resaltaban demasiado las firmes nalgas del muchacho como para no temer en ese sentido, sus carnes eran mucho más frescas que las de Erika y hasta su rostro, aunque ahora estuviese lamentable, horrorosa y desprolijamente barbudo, había despertado cierto interés cuando era un recién llegado y cuidaba más su aspecto. Es más, a Balduino le constaba que Honney, audaz e insolentemente, había hecho a Anders insinuaciones obscenas en aquellos días iniciales.

 

      Ahora Anders no se imaginaba a sí mismo despertando pasiones contra natura. No podía soslayar el hecho de que mentalmente lo consideraran un niño pero, con gran ingenuidad, creía que en lo físico se había convertido en un macho rudo y tosco, tal vez porque veía sus músculos todavía más grandes de lo que en verdad eran.  La realidad era que, al tenerlo cerca, varios lo evaluaban pensativamente, y a Balduino le parecía que, tras mirarlo así un rato, a varios los asaltaban erecciones. Es más, sobre Honney no cupieron dudas de que así era, porque en una de estas ocasiones se llevó la mano a la entrepierna, y luego su mirada se cruzó con la de Balduino; y el Kveisung sonrió malévola e irónicamente, con  sus fulgurantes y crueles ojos verdes revelando en forma tácita que se lo había pescado en falta. Así que Balduino, preocupado, por unos días ni a sol ni a sombra se atrevió a dejar solo a Anders; y a modo de silenciosa advertencia, para que llamaran al orden a sus apetitos sexuales antes de que se desbocaran, durante cierto tiempo acostumbró pasearse entre los más temibles de aquellos presidiarios con la mano posada en el mango de ámbar del cuchillo que los mismos Kveisunger le habían obsequiado.

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces