Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 febrero 2010 4 25 /02 /febrero /2010 22:25

      La historia de Nuestro permaneció ignorada durante mucho tiempo; y cuando mucho más tarde empezó a circular en forma de vagos rumores, dos razones hicieron que pareciese inventada. Una fue el tiempo que demoró en trascender. Ninguna de las primeras historias acerca de la Emboscada del Lilledahl mencionaban a un Thröllwurm sobreviviente. Que sí lo hubiera habido sonaba a simple fantasía de poeta soñador e iluso, una fabulación tardía. A esto replicaron algunos que sin duda la gente del Lilledahl se llamó a sí misma al silencio, especialmente para proteger a Hipólito Aléxida, quien después de todo se había mostrado eficaz defendiéndolos. La actitud de Hipólito en lo referente a Nuestro podía interpretarse como traicionera ayuda a un enemigo o, más benévolamente, como respeto por un adversario inerme. Pero tratándose de un Thröllwurm se adoptaría sin duda el primer punto de vista; y los campesinos, sabiéndolo, prefirieron callar la historia.

 

      El segundo motivo por el que la historia al principio se tomó casi a risa fue la noción demonizada que se tenía de los Wurms. Estos -se decía- eran todos asesinos despiadados. También esto tenía posibles réplicas, ya que se sabía que Bermudo el Jarlwurm era partidario de la paz. Pero eso sólo se sabía de oídas, mientras que las atrocidades de sus congéneres contaban con demasiados testigos oculares. Y en el caso de los Thröllewurms, estaban todavía demasiado frescas la Matanza del Trigal y la del Mar en Sangre.

 

      De cualquier forma, de ser real el hecho, alguien en el Lilledahl había faltado a su silencio autoimpuesto. En realidad era estúpido pensar que una historia dulce y bella como la de Nuestro podría mantenerse en secreto durante mucho tiempo. Era el tipo de historia que la gente anhela oir cuando vive una realidad de brutalidad y odio; una hermosa flor regada en sangre y crecida en un campo de batalla, un relato de mutua compasión y respeto por el enemigo en momentos en que ambas cosas escaseaban.

 

      La guerra a menudo lima cruelmente las defensas anímicas de los hombres, incluso de los más valientes; y si se es débil, se tiende a usar cualquier insensatez a guisa de bastón.

 

      Se empezaría a considerar cierta la historia de Nuestro recién a principios de 960, cuando los combatientes de Andrusia Occidental se hallaran en el límite de su resistencia anímica y también ellos necesitasen usar de bastón lo que antes creían una tontería. Así podían pensar que los Wurms, después de todo, no eran tan malos, y que convenía rendirse. Esto por supuesto era una locura. El hecho de que pudiera haber un Bermudo por aquí y un Nuestro más allá no quitaba el hecho de que los Wurms en conjunto eran crueles hasta la médula, y que no podía concedérseles la menor tregua. Así que se prohibió repetir la historia de Nuestro e incluso mencionar o aludir a la misma, con pena de treinta latigazos al infractor. Era imprescindible que la imagen siniestra de los Wurms permaneciera intacta en la mente de los defensores, en tanto los monstruosos invasores siguieran allí; era fundamental que cada hombre considerara su deber exterminarlos y no vacilara a la hora de hacerlo.

 

       De cualquier forma,  en agosto de 958 tal historia ni siquiera empezaba a ser conocida. El renombre de Hipólito Aléxida, por el contrario, se propagaba a una velocidad asombrosa, asociada a la increíble hazaña de haber abatido, en sólo una maniobra, a cinco de los casi invulnerables Jarlewurms. Su victoria infundió algo de ánimo a los alicaídos defensores de Andrusia Occidental, y comenzó a especularse con que, tal vez, cuando la guerra hubiese concluido, Hipólito Aléxida sería reconocido como uno de los más grandes héroes de todos los tiempos.

 

       Pero muy a la sombra de su gloria, otra comenzaba a surgir, lentamente, como una semilla que germina y de a poco va abriéndose paso entre la dura piedra merced a raíces que, un día, hallarán la tierra necesaria: la de un joven pelirrojo olvidado en una casi desconocida playa de Thorhavok en la que la guerra sonaba todavía lejana y extraña, pero en la que tendría lugar su último acto. 

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces