Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 marzo 2010 5 12 /03 /marzo /2010 19:04

XCI

       Al día siguiente Balduino y Anders despertaron entre gruñidos, aunque ambos por razones muy disímiles. Balduino, porque Adam estaba aturdido por los efectos del Fuego de Lobo aspirado el día anterior; Anders, porque no podría poner en práctica su estrategia de seducción. De un día para el otro, Slav apareció cojeando de una de sus patas delanteras. Nada grave, pero convenía que por unos días no se lo cabalgara.

 

      -Evidentemente, cuando Wjoland se refugió ayer en la caballeriza y Svartwulk advirtió su presencia y se puso hecho una furia, alcanzó con uno de sus cascos la pata de Slav... Sin mayores consecuencias, afortunadamente-dedujo Balduino.

 

      -No importa, puedo caminar-dijo rápidamente Wjoland.

 

      -Es un trecho muy largo-contestó Balduino-. Yo te llevaré sobre Svartwulk.

 

      -Deja que yo la lleve-intervino Ursula-. Siempre quise montar tu caballo.

 

      -Mejor sigue quedándote con las ganas-respondió Balduino-. Svartwulk sólo me concede a mí el honor de gobernarlo.

 

      -Yo sabré forzarlo a concederme ese honor-dijo Ursula, con mucha confianza en sí misma.

 

      -No seas terca. Sé lo que te digo-gruñó Balduino.

 

      Ursula obedecía a Balduino sólo porque en Vindsborg mandaba él y porque por lo demás ella se sentía cómoda allí y no tenía la menor intención de regresar a su país, al menos por ahora. Pero que alguien que junto a ella resultara poco más que un enano (es decir, casi cualquier hombre) fuera el líder, le resultaba chistoso.

 

      -Huelo a miedo-dijo-. Miedo a que una mujer pueda igualar o superar en algo a quien yo sé. 

  

      Estas palabras eran un comentario confidencial hecho a Wjoland, pero Balduino las oyó y lo fastidiaron mucho.

 

      -Muy bien. Inténtalo y mátate-refunfuñó.

 

      Pero a fin de que Ursula se lastimara lo menos posible cuando Svartwulk la arrojara de la silla (caso de que la giganta llegara a acomodarse en ella), llevó al corcel a unas dunas para que la giganta intentase su proeza allí. El portento en ciernes causó revuelo general en Vindsborg, adonde la musculosa princesa ya había demostrado demasiado extraordinarias dotes de cazadora, ciertamente humillantes para los jactanciosos de siempre. Además, Honney había intentado también montar a Svartwulk y fracasado rotundamente en ello; de modo que no le hacía la menor gracia, a él menos que a nadie, que Ursula lo superase también en habilidades ecuestres.

 

       Por consiguiente, hubo gran expectación cuando la giganta se encaramó sobre la silla de Svartwulk. Este, al principio, no reaccionó más que demostrando cierto nerviosismo, pero sólo porque Balduino estaba junto a él, acariciándolo. Bastó que el pelirrojo se alejara lo suficiente para que el formidable corcel reaccionara como poseído por todos los demonios del Infierno. Ursula, a juzgar por sus expresiones, no había esperado nada semejante, pero se mantuvo un tiempo airosa sobre la montura, hasta que finalmente fue arrojada de la misma como propulsada por una catapulta, ante el júbilo de Honney, Andrusier y los gemelos Björnson entre otros, todos los cuales habían esperado precisamente ése y no otro final.

 

      Como Balduino ya estaba de mal humor por lo de Adam, se hallaba próximo a salirse de sus casillas también por cualquier otra cosa. Tras correr en auxilio de Ursula y asegurarse de que ésta se hallase bien, reaccionó casi como si él mismo deseara demolerla, insultándola y amonestándola. Al principio Ursula, avergonzada, se encogió como para desaparecer, lo que no es decir poco. Pero luego, tanto ella como la mayoría de los presentes tuvieron que esforzarse por contener la risa; porque la furia y los insultos de Balduino iban in crescendo y, demostrando que tantos meses de convivencia entre los Kveisunger no habían sido en vano, recurría, para describir la anatomía íntima y la ascendencia de Ursula, a los más pintorescos epítetos de la jerga pirata, de cuyo magistral dominio nadie tenía la más remota idea hasta entonces.

 

      Pero Karl estaba compungidísimo. Ningún hombre, y menos un Caballero, debía hablar así a una mujer, y especialmente a una princesa; de modo que se adelantó hacia Balduino y le reprochó:

 

      -Señor Cabellos de Fuego... Ese lenguaje...

 

      -¡Cállate!-vociferó Balduino, rojo de ira-. ¡Qué lenguaje ni qué mierda!...

 

       Esa última reacción fue demasiada para todos los presentes, que estallaron en carcajadas. Balduino los miró indignado y medio ofendido de que no se tomara en serio su cólera. Reía Ursula; reían Thorvald y Anders; reían los Kveisunger, Lambert y Adler. Sólo no reían Snarki, de guardia en el torreón, y Adam, cuyo estado le impedía incluso captar con claridad lo que estaba sucediendo. Por lo demás, hasta Karl sonreía, pese a sus estrictas ideas acerca del respeto y el protocolo.

 

      Por último, el propio Balduino se echó a reír. Y acalladas las risas, Ursula se le acercó.

 

      -Muy bien, chiquitín, supongo que me lo merecía...-admitió-. Pero ya no sigas voceando los escándalos sexuales de la muy noble Casa de Kaldern... Y si esta conchuda, puesto que así me has llamado, necesita  que le encajen el arpón bien hasta el fondo para que se calme, deja que ella, o sea yo, lo decida...

 

      Y por primera vez miraba a Balduino con algo parecido a la simpatía.

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces