Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
20 diciembre 2009 7 20 /12 /diciembre /2009 17:46

      Anders estaba aseándose lo mejor que podía en el Duppelnalv, cuando para asombro suyo advirtió que Adler se encontraba allí, observándolo.

 

      -No te ruborices como una doncella-regañó el secuestrador en tono impaciente.

 

      Anders, en efecto, se había puesto colorado. No lo avergonzaba su desnudez per se; pero una cosa era andar sin ropa entre hombres normales, y otra muy distinta si se estaba rodeado de trece convictos (número aciago si los hay), algunos de los cuales eran auténticos energúmenos que lo miraban con interés obsceno y depravado y susurraban algo acerca de atacarlo por la popa. En tales condiciones, que no le pidieran que se mantuviese tranquilo.

 

      A Adler, no obstante, parecía importarle un comino la desnudez de Anders. Giró hacia todas direcciones su semblante tachonado de cicatrices de viruela. Su naso descomunal y su cuello descarnado lo asemejaban poderosamente a un aguilucho feo y malvado.

      -Sólo quiero cerciorarme de que mantendrás en secreto lo que oíste hoy-dijo, tras asegurarse de que no hubiera nadie en las proximidades oyendo el diálogo.

      -¿Por qué habría de hacerlo?-preguntó Anders, sin dejar de lavarse.

      Era obvio que Adler se refería a la discusión que había tenido lugar durante el cambio de guardia. Anders no pensaba aclararle que no había podido oír nada; tal vez de ese modo pudiese sonsacarle información al respecto.

 

      -Porque te consta que yo me opuse, que a Adam no le conviene y que Snarki no puede-respondió Adler-. En suma, nadie hará nada. No tienes nada que delatar.

 

      Anders lamentó no tener la rapidez mental de Balduino. Fingió estar muy ocupado lavándose mientras buscaba desesperadamente algo adecuado para decir, algo que mantuviera la conversación en el rumbo que él quería. Por suerte, Adler no se marcharía sin asegurarse de que el joven guardaría silencio acerca de lo supuestamente escuchado.

 

      -Si no tengo qué delatar-dijo Anders al fin-, no sé por qué te preocupa que hable.

 

      -Mira, hijo, no puedo decirte mucho, pero no quiero líos con Ulvgang, si es que me entiendes-respondió Adler, con aire sincero-. Es un tipo con el que no conviene andar de malas y al que sí conviene tener contento. Eso es lo que más me inquieta. Si por lo menos le estuviera dando motivos reales para enfurecerlo, bueno, a lo hecho, pecho; pero ni en sueños lo encolerizaría intencionalmente, y quie se ponga como un demonio conmigo por algo que no pienso hacer no sólo es alarmante, sino también injusto. Y así reaccionará si se entera de lo que hablamos Snarki, Adam y yo. Snarki fue quien sacó el tema; a Adam y a mí, cada uno por sus motivos, ni se nos hubiera ocurrido. Y si todo esto llega a oídos de Ulvgang, aquí ocurre un desastre.

 

      Anders vio que Balduino se acercaba con sigilo, toalla en mano. Adler ni se percató del movimiento de ojos del joven escudero, que podría haberlo puesto en alerta.

      -¿Y cómo sé que me dices la verdad?-preguntó Anders-. Si ése fuera el motivo, me callaría. Pero no sé si puedo ocultarle a Balduino lo que he oído, ni cuánto puede fiarse de vosotros.

      -Yo ya estoy resignado a mi destino-replicó Adler-. Me equivoqué en la vida. Por salir de la miseria me embarqué en una situación que me superaba. Habrás oído de mí que fui secuestrador, pero lo cierto es que sólo participé de un secuestro en toda mi vida. Por un pelo, o quizás por un gesto de benevolencia, o porque se notó que como malhechor soy un auténtico fracaso, escapé a la horca; la saqué barata, sólo me condenaron a encierro de por vida. El que las hace, las paga; lo decía mi padre y tarde aprendí que tenía razón. De modo que mejor no complicarme más la vida, por ejemplo, desafiando a Ulvgang. A Adam te aseguro que le conviene la prisión. Queda Snarki... Pero ése es muy blando y miedoso.

 

      A espaldas de Adler, Balduino decidió que había oído suficiente.

 

      -¿Qué haces aquí?-exclamó de repente en tono indignado, sobresaltando a Adler-. Te buscaba. ¿No es tu turno de guardia?

 

      Adler enrojeció aún más que Anders al ser pescado desnudo.

 

      -Perdón, señor Cabellos de Fuego-dijo, con tanta calma como pudo-. Me enteré de que este muchacho le dio a Honney un bien merecido puñetazo, y quise felicitarlo. No lo imaginaba tan audaz.

 

      -Pues la próxima vez házlo antes o después de tu guardia. De todos modos, ya lo has felicitado. Regresa ahora a tu puesto; ya vi que Lambert quedó sustituyéndote.

 

      Adler se alejó sumisamente, y entonces, tras cerciorarse de que nadie más estuviera merodeando cerca, dijo Balduino a su escudero:

      -Olvidaste la toalla para secarte, boxeador. Y cuéntame cómo lograste volverlo tan parlanchín.

      -Por accidente. Oí una discusión él, Snarki y Adam, y quiso cerciorarse de que no hablara de ello. Si no hubieses interrumpido, tal vez habría logrado enterarme de todo... Porque la verdad es que no entendí palabra de la discusión. Pero los gemelos me encontraron escondido tras la pared, y se ve que algo le comentaron a
Adler.

     
-Bueno, al menos de la sinceridad de éste podemos fiarnos-decidió Balduino-. Dijo la verdad, él no es verdaderamente un malhechor: fíjate que me le acerqué por la espalda y  ni una sola vez volvió la cabeza, hasta que me puse en evidencia hablándole. Un auténtico malhechor sería mucho más cauto, mucho más desconfiado. No: éste alguna vez fue un hombre honesto, y tuvo la desgracia de que sucumbir en sólo una oportunidad a la tentación de una vida fácil. Apenas salido del camino recto, lo atraparon. Se resignó a la prisión porque su conciencia le dicta que la merece, pero trata de no complicar su vida todavía más. Eso significa que no se nos fugará, a menos que algo o alguien, Ulvgang por ejemplo, lo fuerce a ello. Dice que a Adam le conviene la prisión. Tal vez sea que Adam no tiene adónde ir, o que afuera esté esperándolo alguien para...

      Ajustarle las cuentas, estuvo a punto de concluir. Pero se abstuvo: acompañaba a esta idea otra mucho más sombría, que no se atrevía a expresar en voz alta.

 

      Anders empalideció, y no lo instó a terminar la frase.

 

      -En fin, de cualquier manera, a Adam le conviene la prisión. Adler se resigna a ella. Snarki es... ¿Cómo dijo Adler? Débil y cobarde, o algo así. E inocente, según se dice. No creo que esté resignado a la prisión, y si es débil y cobarde, no debe afrontarla muy honrosamente...

      -Adler, para que no no hablara, trataba de convencerme de que de todos modos, nadie hará nada. ¿Crees que tramaban una fuga?

      -Al menos comentaban esa posibilidad. Cuando me le acerqué tras su espalda, lo primero que oí decir a Adler fue que Snarki sacó el tema. Puesto que Adler está resignado a la prisión y a Adam le conviene, el único que tiene motivos para fugarse es Snarki, el débil y cobarde que, sin duda por esas cualidades, temería tanto una vida carcelaria como una fuga en soledad. Tal vez trataba de persuadir a los otros dos para que se le uniesen. A Ulvgang le conviene que nadie se fugue, porque Tarian y sus otros dos camaradas que aún siguen prisioneros en las mazmorras pagarían, casi seguramente, las consecuencias de tal evasión. Es muy lógico, entonces, que Adler tema que una discusión así llegue a oídos de Ulvgang.

      -La discusión, ahora que me acuerdo, terminó con Adler tomando por el cuello a Adam. Si ambos están de acuerdo en no fugarse, ¿qué motivos tendrían para pelear entre sí?

      -No lo sé... Pero Adam no parece un tipo muy querido. De cualquier modo, ya lo averiguaremos. Ahora termina de lavarte: nos esperan para almorzar.

      Balduino permaneció reflexionando hasta que Anders terminó de secarse y vestirse. Adler no lo preocupaba; éste tenía que ser muy ingenuo para imaginar que Balduino se tragaría eso de que se había acercado a Anders sólo para felicitarlo por aquel puñetazo que tanta celebridad parecía conquistar: podía haberlo hecho más tarde, sin necesidad de dejar a Lambert reemplazándolo en el puesto de guardia. No servía para mentir, y por lo tanto podía creérsele si aseguraba estar resignado a la cárcel y que no intentaría escapar, contrariando las órdenes de Ulvgang. Y porque él lo decía, era además creíble que tampoco Adam se propusiera fugarse.

      Pero lo de Snarki, a largo plazo, era preocupante. Por ahora, y gordo como estaba no iría muy lejos en una eventual huida... Pero el trabajo duro lo haría adelgazar, y había que prever eso. De ser inocente, habría que hallar un medio, preferentemente legal, para que no fuese encarcelado de nuevo cuando le llegara el turno, pero por ningún motivo debía fugarse, a menos que Balduino lo autorizara a ello.

       Y todavía más problemático era discernir aquella supuesta inocencia. Por cierto, Snarki no parecía un criminal. Pero mientras que Tarian tenía sólo doce años al ser acusado de piratería, lo que hacía poco verosímil el cargo que se le imputaba, Snarki era adulto al ser acusado. No podía descartarse la probabilidad de que fuera culpable y extremadamente hábil en el engaño, por más que esto último requiriera coraje, una cualidad que no parecía poseer. 

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces