Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 enero 2010 1 18 /01 /enero /2010 19:15

XLI

      Dado que la vida continuaba pese a todo, era necesario que el comercio también continuara, por vía terrestre ya que no marítima; y además Thorstein Eyjolvson, el Gran Maestre del Viento Negro, se creía en la obligación de brindar algún apoyo financiero a hombres que, como Balduino en Freyrstrande, estaban casi solos y contaban con recursos escasos o nulos para organizar la resistencia contra los Wurms. La economía de la Orden dependía del oro extraído de los Zarpazos de Dziark: unos yacimientos de fabulosa riqueza en su época, enclavados secretamente en Sundaria. Mucho se había hablado tiempo ha de estos yacimientos y en su momento hasta provocaron una guerra, hasta que oficialmente se llegó a la conclusión de que eran un mito. En realidad, sí existían, pero estaban agotándose. Además de los gastos generados por la adquisición de  armas, armaduras, caballos y demás,  la Orden había socorrido financieramente a los pobres en la medida de sus posibilidades, y sobornado aquí y allá a numerosos individuos,  funcionarios y nobles sobre todo, para poder sobrevivir y seguir actuando en el mayor secretismo. Restaba, sin embargo, una considerable cantidad  de oro, que de Sundaria había sido trasladada tiempo atrás a diversas grutas y casamatas dispersas en el centro del Reino; pero  era complicado llevar esas reservas a Ramtala en este momento. Los caminos, plagados de salteadores en todas las épocas, exigían que tales reservas vinieran fuertemente escoltadas. Y el problema era que hasta el último hombre de armas era necesario en el frente. La cosa se solucionó en parte gracias a la sensatez del Duque Olav de Norcrest, quien disponía de oro en abundancia y lo puso a disposición de Eyjolvson en recuerdo de la amistad que había unido a éste con su difunto primogénito, el Príncipe Gudjon. No era momento, dijo, para mezquindades. Cuando los Wurms hubieran sido vencidos, habría mucho tiempo para que el dinero fuera devuelto, y si los Wurms triunfaban, nada importaría ya.

 

      Desafortunadamente, un viejo mal adormecido durante varios años volvía a aquejar a Andrusia: los Landskveisunger. Como su nombre lo indica, éstos eran en su mayoría antiguos piratas que ahora realizaban sus fechorías en tierra firme. Ni de lejos se ceñían a los códigos éticos que tan estrictos eran en Broddervarholm en tiempos de Zeesteuven y Sundeneschrackt y aun antes que ellos. Muy por el contrario, se los consideraba escoria incluso en los peores puertos de las Kveisungersholmene, de donde se habían visto a huir en un momento u otro por traicionar de diversas formas a sus hermanos de raza. De unos pocos se sabía quiénes eran, y éstos tenían puestas sus cabezas a precio en toda Andrusia. Pero de la mayoría se ignoraban sus identidades porque actuaban encapuchados y además, para que ni por las voces se los pudiera reconocer, tenían la costumbre de no dejar sobrevivientes. Asaltaban a mercaderes y mensajeros del correo de postas, dado que estos últimos a menudo llevaban oro, sobre todo en estos tiempos en que la guerra imposibilitaba acompañar los envíos de dinero con escoltas militares.

 

      Vivían en general en sitios estratégicos para sus actividades, como por ejemplo en las proximidades de caminos muy transitados; pero también tenían espías en las ciudades más cercanas, que los mantenían al tanto de los movimientos de dinero y mercancías que pudieran reportarles botines más sustanciosos.

 

      Hacía casi una década que los Landskveisunger estaban poco menos que desaparecidos. La caída de Sundeneschrackt y su célebre y temida banda pirata había hecho preferible que las mercancías se transportaran por vía marítima si ello era posible, y navegando cerca de la costa; pero la aparición de Blotin Thorfinn con otra flota pìrata primero, y la guerra contra los Wurms después, vinieron a revertir esta situación. Pero luego de tanto tiempo de no saberse gran cosa de los Landskveisunger y con otros problemas más graves y urgentes por resolver, ni aun Thorstein Eyjolvson tuvo en cuenta esta lógica consecuencia de la guerra, tanto más cuanto que, tras un ataque Lanskveisung, quedaban montones de cadáveres insepultos que rápidamente atraían a grifos, lobos y otros depredadores a los que se acababa imputando aquellas muertes.

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces