Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 enero 2010 4 21 /01 /enero /2010 18:28

      Debía reservar tales sentimientos para confesárselos a su propio corazón, porque era consciente de que, en ese momento, casi nadie hubiese estado dispuesto a oír sus diatribas, y porque de todos modos era un pésimo momento para expresarlos, teniendo en cuenta la gravedad de la crisis. Pero lo cierto era que estaba perdiendo autoridad sobre sus hombres.

 

      Nunca se supo cuántos de los Caballeros de la Doble Rosa lucharon en el frente de batalla de la Primera Guerra entre Hombres y Dragones. Estimaciones posteriores oscilaron entre las cifras sin duda tendenciosas de sólo doscientos Caballeros, aportada ésta por los detractores de la decadente Orden, y las infladas y exageradamente optimistas proporcionadas por la propia Orden, según las cuales al menos mil de sus hombres habrían estado allí. Posiblemente nunca fueron más de quinientos cincuenta o seiscientos, y eso contando a los muchos que desertaron en un momento u otro de la contienda; mal que, por otra parte, afectó también al Viento Negro.

 

      De cualquier manera, se trató de un número reducido, que acudió a la convocatoria  de su anterior Gran Maestre por razones a menudo indignas y egoístas. A la mayoría le interesaba  sólo preservar su prestigio y sus fueros, y le importaba muy poco lo demás. Había sido un revés muy duro para ellos enterarse de que subrepticiamente Diego de Cernes Mortes había encubierto a los advenedizos del Viento Negro. El sobrino de Diego, Maximiliano de Cernes Mortes, estaba entre los pocos que compartían las ideas de aquél. De estatura diminuta y opiniones certeras, mordaces y punzantes, era apodado La Pulga; y a la muerte de su tío había competido con Tancredo por el Supremo Maestrazgo. Su postura conciliatoria respecto al Viento Negro le enajenó muchos partidarios pero, aunque no salió triunfante en la pulseada por la jefatura, una verdad entre las muchas que dijo dio qué pensar a los Caballeros de la Doble Rosa: de los miles que integraban la Orden, apenas un puñado estaba allí, salvaguardando el prestigio de la misma, el futuro del Reino y las vidas de sus muchos habitantes.

 

      A medida que ese puñado tomaba cada vez mayor consciencia de que fueros y posesiones eran asunto secundario y que en cambio  era la propia vida lo que peligraba en primer término, un negro y enfermo rencor hacia esos miles que habían quedado atrás iba gestándose; mientras que por el contrario nacía un sentimiento de leal compañerismo hacia cualquiera que estuviese dispuesto a luchar al lado de uno. En el frente de batalla ya casi no era posible diferenciar a nobles de villanos, a Caballeros de la Doble Rosa de Caballeros del Viento Negro. Cualquiera que viera a otro en peligro acudía a apoyarlo sin fijarse de quién se trataba; cualquiera que cayese en combate sería honrado con funerales de héroe y llorado por todos los demás. La angustia y el miedo de uno eran la angustia y el miedo del grupo entero, y por eso todos trataban de darse ánimos mutuamente. Sólo Tancredo de Cernes Mortes y unos pocos de sus más adictos oficiales se empeñaban en hacer diferencias entre los de su Orden y los demás o  exteriorizaban una camaradería falsa, a veces detectada y repudiada en murmullos o con respetuosas pero firmes reprobaciones en voz alta. Ya a casi nadie en la Orden de la Doble Rosa caía bien que su Gran Maestre dijera que por el momento no había más remedio que tolerar a los Caballeros del Viento Negro. Ya no todos estaban dispuestos a aceptar que los beneficiara colocándolas en las posiciones de menor riesgo; los que sí aceptaban, que cada día eran menos, lo hacían con gran vergüenza y sólo por el pánico que les inspiraban los Jarlewurms. La mayoría escogía correr el mismo peligro que sus hermanos villanos y del Viento Negro.

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces