Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 julio 2010 6 24 /07 /julio /2010 18:42

      Para Maarten Sygfriedson, la noche del 22 había transcurrido en relativa calma al principio. La captura de Hodbrod Christianson y su banda, cuidadosamente planeada, era en apariencia un plan sin fisuras y que difícilmente podía complicarse. Los jóvenes delincuentes, desde hacía bastante tiempo guarecidos en las alcantarillas de la ciudad, tenían sin saberlo un espía infiltrado entre sus filas, el cual proporcionaba información a Maarten. Se llamaba Radurwulf Christianson, pero ningún parentesco lo ligaba a Hodbrod, aunque tradiciones posteriores los harían hermanos. No superaba en edad a los muchachos con quienes se hallaba ahora mezclado.

 

      El plan, que daría un giro grotesco y trágico, explotaría a la vez la ignorancia de Hodbrod y sus secuaces respecto a la mayor parte de las noticias de la superficie, y uno de los peores temores de aquéllos desde que viviían en aquel mundo subterráneo: el de que un Thröllewurm, o varios, se infiltraran en el alcantarillado. Los hombres de Maarten invadirían, divididos en parejas, todos los túneles que llevaban a la guarida de Hodbrod y los suyos, aunque circunscribiendo su radio de acción al Zodarsweick. En determinado momento, la pareja que viniera por el túnel más septentrional imitaría el rugido de un Thröllwurm; en lo que no importaba la exactitud de la imitación, porque los fugitivos difícilmente notaran la diferencia, dado que los fugitivos no habían oído tales rugidos más que de lejos y en medio de un pandemónium conformado también por múltiples alaridos y atronar de catapultas. De hecho, nunca habían llegado a ver un Wurm de ninguna de las dos castas, y Radurwulf los había oído especular, entre el horror y la fascinación, acerca del posible aspecto de los monstruos. En la oscuridad casi total y siempre siniestra de las alcantarillas, tales especulaciones eran extremadamente espeluznantes, y Radurwulf sabía que el pánico se apoderaría de la banda al menor indicio de que un reptil estuviera acechándolos en silencio. Saldrían por el túnel más cercano, seguidos a la distancia por  los hombres que habían invadido el alcantarillado, los cuales les impedirían retroceder cuando se diera el caso. Al salir al exterior, Hodbrod y los suyos se encontrarían con el propio Maarten y el resto de las tropas involucradas en el operativo, quienes los invitarían a rendirse. Si accedían, se los trasladaría a la Lumpenshaas a la espera de ser juzgados en los términos estipulados por las leyes locales. Si se resistían, serían acribillados a flechazos allí mismo y sin miramientos, puesto que de todos modos la muerte sería la sentencia más lógica dictada contra ellos por cualquier jurado que se preciara de tal.

 

      Una increíble casualidad vino a complicar aquel plan y a cambiar el rumbo de la Historia: bastante avanzada la noche,  y no faltando tanto para la hora prevista para el inicio de la redada, resonaron, en el túnel más meridional del alcantarillado, alaridos rápidamente silenciados y rugidos feroces. Ese túnel recogía a través de un canal parte de las aguas del Kronungalv, las que transportaban luego los desechos de la población de Drakenstadt y las llevaban hacia el mar; y que de allí procedieran alaridos no encajaba en el plan, que no incluía grito alguno y en el que los rugidos impostados procederían de un túnel del Norte. Después de todo, de allí venían siempre los ataques de los Wurms; por consiguiente, qué más lógico sino que, si algún Thröllwurm accedía al alcantarillado, viniera de esa dirección.

 

      Radurwulf Christianson debió asombrarse y preocuparse tanto como el resto de los muchachos ante las funestas señales. Pero que era un joven de gran autocontrol y sangre fría lo demostraba la peligrosa misión que estaba cumpliendo, ya que los malvivientes del Zodarsweick podían ser crueles hasta la barbarie con los soplones. La daga que siempre llevaba al cinto tal vez le brindara cierta protección psicológica, pero cabe recordar que Hodbrod y sus secuaces no estaban precisamente indefensos.

 

      De todos modos, poco después de oir tales gritos y rugidos, las aguas cruzaron alcantarillas al Sur teñidas en sangre y con algún irreconocible resto humano flotando aquí y allá, lo que sembró el pánico en Hodbrod y su horda proscrita. Huyeron por el túnel por el que se suponía que debían escapar, pero sólo por casualidad o designios de Dios, ya que Radurwulf no iba precediéndoles, como se había convenido al planear la captura. El se quedó, y ya nadie volvió a verlo vivo. Quienes más tarde recuperaron sus despojos concluyeron que un único Thröllwurm había hallado el camino a las cloacas, y que Radurwulf, armado solamente con la daga, le había dado bastante quehacer, refugiándose durante la dispar lucha en recovecos adonde las letales mandíbulas del monstruo no podían seguirlo más que torpemente, incapaces de maniobrar con su mortífera y habitual destreza. Al final de la lucha, ambos estaban heridos de muerte; en el caso del reptil, porque la daga se le había hundido en la blanda y vulnerable garganta. Es posible que unos cuantos de los desprevenidos hombres de Maarten Sygfriedson que en ese momento invadían las cloacas hayan salvado sus vidas gracias a este valiente sacrificio del jovencísimo Radurwulf.

Compartir este post

Repost 0
Published by EKELEDUDU
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • EL SEÑOR CABELLOS DE FUEGO I
  • : ...LA NOVELA FANTÁSTICA QUE, SI FUERA ANIMAL, SERÍA ORNITORRINCO. SU PRIMERA PARTE, PUBLICADA POR ENTREGAS.
  • Contacto

Texto Libre

<td width="44" align="left"><a href="http://www.argentino.com.ar/" rel="nofollow" target="_blank"><img alt="argentino.com.ar" width="43" height="40" border="0"></a></td>

   <td><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" rel="nofollow" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#1E4F81;text-decoration:none;line-height:12px" target="_blank">estamos en<br><span style="font-family:Verdana, Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:13px"><strong>Argentino</strong>.com.ar</span></a><br>
     <div style="margin-top:2px;margin-bottom:3px"><a href="http://www.argentino.com.ar/" title="directorio argentino" style="font-family:Arial, Helvetica, sans-serif;font-size:10px;color:#999999;text-decoration:none;line-height:10px" target="_blank">directorio argentino</a></div></td>
    </tr>
   </table>
 </td>
  </tr>
</table>

<iframe src="http://www.thob.org/barra.php?blog=fch7qg3kmpd9w5nv" name="voto" id="voto" width="55" height="200" scrolling="no" frameborder="0" framespacing="0" border="0"></iframe>

Enlaces